viernes, 13 de mayo de 2016

Historia de Guadalajara y su Centro Histórico


Guadalajara es una gran ciudad que ha logrado conservar su Centro Histórico, el cual ha guardado a lo largo de los años, cientos de historias y sucesos que se pueden revivir y recodar al recorrer sus calles. Es la mejor manera de conocerla, vivirla, saborearla y finalmente enamorarse de ella.

Ya no existen aquellos callejones empedrados de antaño, pero aún sigue guardando esa magia que cautiva y sorprende al ciudadano y sobre todo al turista.

Uno de los principales sucesos que marcó a la ciudad sucedió hace más de 470 años, en donde decenas de hombres y mujeres se reunieron y juraron proteger la nueva villa, dado que era la cuarta vez que se planeaba la fundación de Guadalajara, ahora en un sitio nuevo.

Fue así el 14 de febrero de 1542 que finalmente se fundó y estableció la ciudad, justamente en el sitio que hoy conocemos como Plaza Fundadores.

Tiempo después la ciudad se convirtió en la capital de la Nueva Galicia, en donde sus habitantes lograron forjar una ciudad trabajadora cuyo principal sueño en ese entonces era volverse autónoma y no depender de España.

Al poco tiempo se comenzaron a levantar imponentes construcciones, como la iglesia de San Agustín en cuyo costado se encontraba el claustro de los hijos de San Agustín, hoy escuela de música de la Universidad de Guadalajara.


Otra importante construcción que aún guarda el Centro Histórico es el Teatro Alarcón, construido a base de cantera y piedras de la región. Sin embargo la inesperada muerte de su promotor -Santos Degollado- hizo que el teatro fuera renombrado a su honra y desde entonces se le conoce como Teatro Degollado.

También hablaremos acerca del edificio de la Audiencia, hoy Palacio de Gobierno, su estilo barroco con bellos detalles en cantera han remarcado su función política a lo largo de la historia de la ciudad.

En su interior han habitado gobernantes de Nueva Galicia, y han estado presentes personajes importantes para el país como Miguel Hidalgo y Costilla, Benito Juárez, Ignacio L. Vallarta, Ramón Corona entre otros.

Fue en este lugar que el presidente Juárez salvó la vida gracias a la intervención de Guillermo Prieto, con su famosa frase "los valientes no asesinan".

En el interior del Palacio de Gobierno, existen murales pintados de manos de José Clemente Orozco, elaborados entre los años de 1946 y 1949. En las pinturas se plasmó la historia de la fundación de la ciudad, aunque también se inmortalizó al Padre de la Patria don Miguel Hidalgo.


Finalmente la Catedral de Guadalajara, que sin lugar a duda es el edificio histórico más representativo de la ciudad. Su construcción inició en 1561 y concluyó en los años medios del siguiente siglo. Con el paso del tiempo y debido al crecimiento de la ciudad, ha perdido parte de su territorio original, como por ejemplo su atrio el cual fue utilizado para ampliar la Avenida Alcalde.

Sus distintivas torres en forma de alcatraz no son las originales, debido a que luego de un fuerte terremoto se derrumbaron y en su lugar se erigieron las que conocemos en la actualidad.

Actualmente la Catedral es sede principal de la Arquidiócesis de Guadalajara, en cuyo interior guarda decenas de elementos sacros de suma importancia, como por ejemplo una hermosa pintura de la Inmaculada Concepción, ubicada en la sacristía, o decenas de pinturas e imágenes religiosas antiguas.

El Centro Histórico de Guadalajara es la joya más importante de la ciudad, sitio turístico de visita obligada y la mejor manera de conocer su historia y su gente, en su próxima visita no olvide visitarlo, le encantará.


Tren Ligero L2: Estación Plaza Universidad.

No hay comentarios. :

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
}, 10);